Uncategorized

Pardalet de collons

Desde siempre he sido muy torpe. Al principio cuando me pegaba un golpe, paraba, me tocaba y me quejaba del dolor. Con el tiempo me di cuenta de que me pegaba tantos al día que tocarme cada vez era una auténtica pérdida de tiempo, además de que cuanta más importancia le daba más me dolía. Así que decidí que cuando me pegara un golpe seguiría como si nada hubiera pasado. Me pego con el hombro contra el marco de la puerta (unas dos veces al día) y sigo caminando como si nada hubiera pasado, con dolor pero sin prestarle atención.

Pues eso he hecho desde hace un año. Hoy hace un año que sufrí el dolor más grande que hasta ahora he sufrido. Fue tan grande que tuve que parar unos días pero luego hice como cuando el marco de la puerta, seguir sin pararme mucho a pensar en el dolor tan grande que arrastro (porque lo sigo arrastrando), sin darle mucha importancia, esperando que se pase antes.

Pero no se pasa. Ni se pasará. “Hay que aprender a vivir con ello”, “tiempo al tiempo”, “el tiempo todo lo cura”, frases que todas las personas que hayan sufrido una perdida han escuchado seguro en repetidas ocasiones. Pero a mí me parece más real la que el otro día me dijo una persona muy querida: “con el tiempo es peor”. Y es toda la verdad. Cada día que pasas echas más y más de menos a esa persona. Piensas más en ella. En todo lo que se está perdiendo, en todo lo que se va a perder, en todos los detalles en los que esa persona era especial, en cualquier situación que le haría gracia, en un olor que te recuerda, una canción que entonaba, un recuerdo maravilloso que te hace sonreír; y así miles de cosas que cada día añoras más y sobre todo te hacen más falta.

Hoy hace un año que cada día echo de menos a mi abuela. 365 días que no la he visto, que no le he besado la mano, que no la he hecho reír. Un año en el que me ha hecho falta cada día aunque no la viera a diario. Un año en el que he seguido sin pararme mucho a pensar en el dolor pero pensando cada día en ella y en esa sonrisa eterna que voy a llevar por siempre en el corazón.

Mi abuela era una persona con una luz especial. Todas las abuelas lo son. Una luz de inocencia y bondad que sólo los bebés comparten con ellas. Mi abuela daba luz. Daba luz a todas las personas que conocía, ya fueran más o menos conocidos, siempre tenía buenos gestos y palabras para todos. Incluso en sus peores momentos supo sacar la fuerza, o esconder el dolor no lo sé, para lucir su sonrisa reconfortante en mis momentos especiales.

14100484_10207064033701523_601268402992481906_n

Cuando era pequeña me cogía de la mano para que me pudiera dormir cuando hacia la siesta. Esa conexión se hizo cada vez más fuerte cuando hacíamos dictados por las mañanas, cuando almorzábamos requesón o cuando cruzábamos la pasarela por el simple hecho de hacerlo juntas. Siempre de su mano.

Siempre contando con ella. Llamándola para contarle cualquier buena noticia o novedad sobre nuestra vida. Siempre dispuesta a escuchar aunque no entendiera nada de lo que le estábamos contando. Y ahora, que estoy viviendo lo que se supone que es uno de los momentos más importantes de mi vida, la llamaría a todas horas. Hubiera venido a elegir mi traje de novia, a buscar los regalos, le habría pedido que hiciera coca para el día que enseño el traje en el que se hubiera pasado toda la tarde con nosotras en casa, hubiera venido a buscar y rebuscar el traje de mi madre, le habría enseñado cada novedad de ese día, hoy la hubiera llamado para contarle la increíble sorpresa que me han dado mis amigas… Hubiera participado en todo y aunque siempre va a estar dentro de mi corazón, hace mucha falta en todos estos momentos importantes.

Aunque era una persona mayor, criada en una época chapada a la antigua, ella era muy moderna. Los últimos años comíamos los viernes todos los primos juntos en su casa y surgían temas muy comprometidos en los que ella participaba, se reía, disfrutaba… Verla reír era tan placentero. Tenía una risa tan sincera que te unías a ella.

¿Conocéis el cuento de la cigarra  y de la hormiga? Pues perfectamente se habrían podido inspirar en mi abuela para inventar el personaje de la hormiga del cuento. Valoraba tanto cada céntimo ganado con el sudor de su frente y tenía tanto miedo a que algo malo pudiera pasar (como otra guerra civil) que ahorraba en todo lo que podía. De ella heredé la CPC y gracias a ella valoro que cada minuto de mi trabajo  es importante  debo valorar como se merece.

1476661_10201041425380079_2113410768_n

 

Pardalet de collons llamó un día a mi primo y todos nos partimos de risa por la situación porque ella lo dijo rollo “insulto”. Como esta, hay muchas frases que la han caracterizado y que siempre tendremos en nuestro recuerdo. Este post es una manera de honrarla en el primer aniversario del día en que se fue. Está desordenado, no sigue una estructura coherente, y va saltando de tema en tema sin sentido, pero así ha salido. Directo del corazón. A los que la conocíais espero que la hayáis visto reflejada en mis palabras y a los que no espero que os hayan entrado ganas de haberla conocido, porque era sin duda un ser muy singular.

Mi abuela era especial, para mí la que más, su voz era dulce tanto como un mazapán. Mi abuela era sincera, buena y risueña, era inocente mucho más que la media de la gente. Mi abuela me quería, me lo demostraba cada día. Mi abuela Leonor se ha llevado consigo un trozo de mi corazón.

Anuncios

2 comentarios sobre “Pardalet de collons

  1. Conforme iba leyendo he sentido todas y cada una de tus palabras , no has podido expresarte mejor… No sabes cuanto me acuerdo de ella, y cada día que pasa más… Me acuerdo de más detalles y más… Siempre será eterna ,siempre . Te quiero amor ❤

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s